Especial Día de la Tierra 2018: Parte 2 – Alimentos y Recursos

Rate this post

¿Hiciste ese experimento en la escuela donde brotaste una semilla en una placa de Petri y la viste crecer? Tu maestro de cuarto grado probablemente lo usó para enseñarte acerca de lo que las plantas necesitan para mantenerse vivas. Resulta que cuando se toma ese concepto y se amplía a una escala que alimenta a la población mundial, los insumos necesarios para alimentarnos son nada menos que asombrosos.  

Agua

La agricultura es el principal usuario de agua dulce del mundo. En la agricultura convencional de suelo, la mayor parte de esa agua se desperdicia a través de la escorrentía y la evaporación. De hecho, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) estima que aproximadamente el 60% del agua que se bombea o canaliza con fines agrícolas nunca tiene la oportunidad de llegar a una planta. 

El uso excesivo del agua es un problema ambiental importante, y el agotamiento de las aguas subterráneas se produce a un ritmo alarmante debido al bombeo para uso agrícola, tanto en los Estados Unidoscomo a escala mundial. 

Uno de los principales atractivos de la agricultura hidropónica, es su eficiencia en el uso del agua. Por ejemplo, se ha encontrado que la lechuga hidropónica es aproximadamente 14 veces más eficiente en el consumo de agua que la lechuga cultivada convencionalmente.  

Productos químicos

En nuestro último blog hablamos sobre el impacto de la agricultura en la salud del suelo, y el riesgo de agotamiento de nutrientes que puede crear. En las granjas de monocultivo (que son la gran mayoría, al menos en los Estados Unidos), los niveles de nutrientes en el suelo tienen que ser manejados con fertilizantes químicos que, junto con el agua de escorrentía, a menudo encuentran su camino hacia las fuentes de agua superficiales y subterráneas. 

Luego, por supuesto, están las sustancias químicas que se rocían en nuestros alimentos y que pueden tener, y de hecho tienen, efectos adversos en la salud humana. Pero esto no es sólo un problema de salud personal. Los productos químicos utilizados para la agricultura industrial tienen un gran número de efectos negativos en la ecología local y mundial, tales como: disminución de las poblaciones de abejas, aumento de las tasas de cáncer debido a la exposición a pesticidas y “zonas muertas” costeras debido a la escorrentía de fertilizantes nitrogenados, por nombrar sólo algunos

Uno de los muchos beneficios de cultivar nuestros propios alimentos localmente significa que podemos ver, y en muchos casos controlar, los productos químicos que se utilizan.

Embalaje y transporte

Los alimentos producidos fuera del ámbito local deben ser envasados, refrigerados y transportados a su destino final, pasando por muchas manos diferentes y utilizando muchos recursos en el proceso

  • El estadounidense medio produce más de 1.500 lbs. de residuos al año, gran parte de los cuales proceden de envases. Los envases tienen tanto un impacto en la producción (los plásticos suelen estar basados en el petróleo, y el papel y el cartón provocan deforestación) como un impacto al final de su vida útil (terminan en un vertedero y emiten sustancias químicas y gases nocivos)

  • ElWorldwatch Instituteestima que “los alimentos viajan ahora entre 1.500 y 2.500 millas de la granja a la mesa, y hasta un 25 por ciento más lejos que hace dos décadas”. Los camiones usan diesel, los barcos requieren fuel-oil pesado y la refrigeración requiere electricidad. Todo esto consume energía (normalmente no renovable) y afecta negativamente al medio ambiente.

Cultivar sus propios alimentos localmente reduce tanto los desechos de empaque (se reduce a casi cero) como las millas de alimentos (de más de 1,500 millas a tal vez 15 pies)

¿Tienes alguna pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *